Diagnóstico de Osteoartritis

El diagnóstico de osteoartritis es el resultado un análisis médico muy amplio en el que hay que valorar los antecedentes médicos y familiares del paciente, un diagnóstico temprano puede detener el deterioro que causa la enfermedad y prevenir lesiones severas. No existen pruebas de laboratorio específicas para el diagnóstico de osteoartritis, sin embargo, cuando el médico tiene sospechas de su presencia debe realizar:

Rayos X.- Una articulación afectada por osteoartritis habrá perdido espacio entre los huesos que la conforman debido al desgaste del cartílago; los rayos X demostrarán si existen espolones óseos (pequeños trozos de hueso), deterioro articular u óseo.
Artrocentesis.– Por medio de una jeringa se extrae una pequeña muestra de líquido articular de una articulación afectada para analizar en laboratorio y descartar que los síntomas se refieran a otro trastorno como artritis reumatoide, elevación de ácido úrico, infecciones bacterianas, etc.
Análisis sanguíneos.– Para descartar otro trastorno responsable de los síntomas como artritis reumatoide o alguna otra enfermedad autoinmune que incluya formas de artritis.
Examen físico.- Para verificar la presencia de movimientos articulatorios con crepitaciones o crujidos, inflamación de las articulaciones, sensibilidad o dolor al contacto, limitación de movimientos o movimiento doloroso
Tratamiento médico de la Osteoartritis
La osteoartritis no es curable y, al ser degenerativa, es probable que empeore con el tiempo si no se lleva un seguimiento adecuado. El tratamiento tiene el objetivo de mejorar el funcionamiento de las articulaciones para controlar el dolor y llevar una vida más sana. Existen varias alternativas para combatir la osteoartritis:
  • Hacer ejercicio constantemente pero con moderación para no perder la movilidad en las articulaciones
  •  Mantener un peso saludable, el exceso de peso aumenta las posibilidades de daños en la cadera y columna
  • Analgésicos para combatir el dolor en las articulaciones como paracetamol, ácido acetilsalicílico o ibuprofeno. Estos medicamentos tienen que tomarse bajo prescripción médica ya que el abuso de ellos pueden dañar severamente su salud
  • Remedios que se venden sin prescripción médica a base de glucosamina, sustancia que se produce naturalmente en el cuerpo y ayuda en la formación de tendones, ligamentos, cartílago y líquido sinovial, su presentación es en crema. Algunos investigadores creen que la glucosamina puede retardar el desgaste de las articulaciones impidiendo el progreso de la osteoartritis, consulte a su médico
  • Inyecciones de líquido sinovial en las articulaciones dañadas, lo cual puede controlar el dolor de 3 a 6 semanas
  • Fisioterapia, masajes o terapia de control de movimientos. Deben llevarse a cabo por un profesional experto en el tratamiento de osteoartritis para evitar que salga lastimado
  • Aparatos ortopédicos para reducir el dolor, evitar el desgaste y retrasar el progreso de la osteoartritis como las  ortesis o plantillas para el zapato pueden servir de apoyo para el dolor de rodilla, pies y columna o las férulas para brindar soporte a las articulaciones débiles
  • Cirugía en los casos necesarios para reemplazar o reparar las articulaciones como artroplastia de rodilla, artroplastia de cadera, fusión quirúrgica de los huesos en la columna vertebral o alineación de los huesos para aliviar la tensión de la articulaciones
El paciente de osteoartritis debe tener en cuenta que hay que realizar un cambio de vida para poder tener un tratamiento adecuado y una vida plena. Llevar una alimentación balanceada, una rutina de ejercicios complementará el tratamiento médico que su doctor le recomiende.
Similares
Comments 
(1)
  • Jennifer
    19 julio, 2015

    Sol Vasquezen de verdad que los msejaas benefician la salud y sobre todo, relajan mucho, amo los msejaas y cada que puedo pagarla, voy a una sesion

    Responder
Publicar un comentario