Activación física para adultos mayores

Muchas personas piensan que con la edad adulta viene una etapa de pasividad en donde los ejercicios son cosas del pasado y no se debe mover mucho por riesgo a lastimarse o fracturarse algo que pueda ser irreparable por la edad y condición del cuerpo.

Algunos hemos escuchado hablar de la fisioterapia en algunos programas de salud en la tercera edad o en casos de enfermedades con rigidez muscular y de articulaciones, sin embargo no muchos sabemos de lo que se trata y cómo puede ayudarnos en la salud diaria, si no bien a una persona joven, a un adulto mayor de quien podemos ver que su movilidad se ha visto seriamente comprometida.

No podemos negar ni dejar del lado el hecho de que la actividad física en la tercera edad nos ayuda a mantener el cuerpo sano, fuerte y joven, es como una bicicleta que nunca usamos, eventualmente se oxida y deja de moverse, algo similar pasa con el cuerpo, las articulaciones pierden su movilidad y terminan haciéndose rígidas y con dolor al movimiento, es importante diariamente realizar algún tipo de actividad física.

Ahora bien, la fisioterapia para adultos mayores ha resultado ser uno de los métodos más efectivos para ayudar a que algunas personas puedan retardar e incluso evitar la aparición de enfermedades como la artritis y la diabetes, así como problemas cardíacos y de presión (y depresión también). Otra de las ventajas del ejercicio para adultos mayores es que los ayuda a sentirse y ser más independientes, uno de los factores que más les preocupan, ya que muchos refieren que llega una edad en la que sienten que ya no pueden valerse por sí mismos, devaluando su imagen y su valor ante sí mismos, llevando a una depresión, que provoca defensas bajas y mayor posibilidad de contraer enfermedades de diferentes tipos.

Hay una serie de cuatro ejercicios que las personas mayores necesitan llevar a cabo, un poco de cada uno diariamente para que puedan ser más sanos e independientes; las actividades son las siguientes:

Actividades de resistencia que incluyen el caminar, andar en bicicleta o nadar, mejoran el funcionamiento del sistema circulatorio.

Ejercicios de fortalecimiento ayudan a desarrollar el tejido muscular y ayudan a evitar la flacidez con el paso del tiempo.

Ejercicios para estirar los músculos ayudan a que el cuerpo se mantenga flexible y sufra de menos accidentes como contracturas y calambres.

Y finalmente ejercicios que ayudan al equilibrio evitan que el adulto mayor sufra una caída en sus movimientos diarios.

Similares
Comments 
(1)
  • Teresa Paz
    20 abril, 2013

    Yo creo que todos debemos de tener una buena rutina para actividad física del diario, claro que cada quien a sus necesidades y posibilidades, sin excedernos para no lastimarnos.

    Responder
Publicar un comentario