Comenten negligencia médica con 27 ancianos en Quintana Roo

27 personas mayores provenientes de varias comunidades mayas de la zona norte del Estado de Quintana Roo vivieron un angustioso drama debido a que fueron víctimas de la negligencia médica, ya que contrajeron una bacteria en sus ojos, lo que a algunos les provocó ceguera y a otros incluso hubo que extirparles el ojo para poder salvarlos.

Diversas instituciones públicas y civiles realizaron campañas para realizar cirugías a personas de la tercera edad afectadas por cataratas en la clínica privada “Instituto de Salud Visual de Benito Juárez” la cual se ha deslindado de su responsabilidad para con los pacientes afectados, quienes no saben cómo actuar ante una negligencia médica de esta magnitud.

Se dio a conocer que en el quirófano donde se realizaron las intervenciones quirúrgicas el pasado 29 de octubre, los ancianos contrajeron una grave infección provocada por una bacteria que les ha dejado consecuencias muy graves, desde la pérdida de la vista en algunos y en otros hasta hubo que extirparse uno de los ojos. Los ancianos, provenientes de Isla Mujeres, Kantunilkín e incluso de Benito Juárez, son personas de escasos recursos quienes tenían la ilusión de solucionar el problema de visión que tenían, pero que al final solo consiguieron obtener un problema aún mayor que les ha nublado por completo la vista.

La bacteria que adquirieron se conoce como pseudomonas, esta solo se adquiere en quirófanos contaminados; el ataque de la bacteria mencionada les provocó a los ancianos una endoftalmitis, que atacó al nervio óptico y dejó ciegos a los pacientes. Esta bacteria, a los 15 días de desarrollo pude el ojo y provoca el brote de pus y sangre. Lo peor del caso es que la clínica visual de Benito Juárez, ubicada sobre la avenida Guayacán, no quiere reconocer su culpa ni informar a los familiares del paciente sobre la verdadera situación que sí es muy grave.

A menos de dos meses de las cirugías, la vida de los afectados se ha convertido en una pesadilla; se dio a conocer que al menos a uno de los afectados le tuvieron que extirpar el ojo debido a que la bacteria provocó una endoftalmitis causando un daño irreversible ya que le pudrió el ojo y no hubo más remedio que extirparlo.

Pese a que la endoftalmitis es causada por bacterias u hongos como las pseudomonas que son de origen intra-hospitalarios, los directivos de la clínica no han querido aceptar la gravedad del asunto, afirmando que la infección la contrajeron fuera del hospital; a los oriundos de Isla Mujeres les dijeron que contrajeron la bacteria en el barco a la ínsula a causa de la brisa del mar.

Los síntomas de las pseudomonas son: disminución de la visión, dolor, enrojecimiento de los ojos, párpados hinchados y cuando viene la secreción de pus y sangre es urgente la necesidad de extirpar el ojo; sin embargo si se detecta a tiempo, la bacteria puede tratarse con gotas de concentraciones altas de antibióticos e incluso inyecciones aplicadas directamente en el globo ocular del paciente. Si la bacteria la contrae una persona con diabetes, se corre un riesgo mucho más alto.

 

 

Similares
Publicar un comentario