Leer para conservar la memoria y crear nuevas.

Leer es sin duda una de las actividades más fascinantes que puede llevar a cabo un ser humano. Tras la portada de un libro se encuentran un sinnúmero de historias, personajes y lugares que nunca nos imaginamos que conoceríamos hasta que abrimos un libro y decidimos dejarnos llevar por sus mágicas historias hasta donde ellas quieran llevarnos. No solamente leer nos ayuda a crear una bella realidad alterna a la que estamos viviendo,  sino que también nos ayuda a agilizar nuestra mente, aprendemos nuevas palabras incrementando nuestro vocabulario, aprendemos usos y costumbres de otros países, formas de expresión y más que nada, una manera más bella de ver el mundo que nos rodea.
Hay muchas maneras de hacer lo que llaman “gimnasia mental” pero pocas son tan fascinantes como leer un libro. Claro que también es cierto que no cualquier tipo de lectura nos atrae, hay personas que gustan de leer una novela corta, romántica que tenga un final feliz, un final apasionante que nos llene de suspiros y nos recuerde aquellos viejos amores que nosotros mismos solíamos vivir, hay quienes prefieren leer una novela policiaca que los llene de suspenso y que a cada minuto los tenga al borde del asiento en espera del desenlace, hay para quienes una historia de terror no tiene igual, el escalofrío que se siente al pasar las páginas de una historia de terror y el escenario imaginario que nos crea sin necesidad de imágenes es insuperable. También están los lectores más intelectuales que prefieren un buen libro de teoría o política que los ayude a comprender más a fondo lo que pasa en la actualidad, para todos estos lectores hay libros y todos tienen la excelente ventaja de que nos ayudan a ejercitar nuestra mente, incrementando nuestra memoria, nuestro vocabulario y cultura general.
Hay varias opciones de libros para leer, de todos los géneros, de todos los tamaños, de muchos autores, lo que un libro tiene que lograr, es cautivar a su lector desde el mismo título y no quedarse ahí, sino lograr crear la atmósfera necesaria para que nunca nos olvidemos de aquella historia.
Algunas recomendaciones son:

  • Narciso y Goldmundo de Herman Hesse, una buena novela para distinguir las dualidades y aprender a conciliarlas.
  • No somos nadie de Pablo Motos, que nos ayuda a reflexionar sobre la vida.
  • 100 años de soledad de Gabriel García Márques, un bello libro que habla de la vida y costumbres pasadas de generación en generación
  • Cómo vivir 100 años con salud y optimismo de Miguel Pros, un libro con consejos para llevar una vida saludable y plena, a la edad que sea.

¡A leer se ha dicho!

Similares
Comments 
(4)
  • druscilla
    16 mayo, 2012

    A mi abue le cuesta mucho trabajo leer pero yo la visito seguido y le leo sus libros favoritos o le busco cuentos o articulos que le interesan en internet, le agrada porque en you tube encuentro la música de sus tiempos y le ayudo a regar plantas y a pasear a sus perros , es bonito convivir con ella aunque casi siempre esté malita..

    Responder
  • Liliana Aguirre
    11 febrero, 2013

    Definitivamente la lectura es gimnasia mental y hay que fomentarla desde niños, ademas que abre las puertas al mundo de la imaginacion.

    Responder
  • Gilberto Fuentes
    18 marzo, 2013

    Yo creo que aunque muchos abuelitos ya no pueden leer como antes por la pérdida de la vista, hay que ayudarlos leyéndoles cuentos o historias que les gusten para que su imaginación y creatividad no se pierda con el tiempo.

    Responder
  • Hugo Monte
    18 marzo, 2013

    Buenas tardes,
    Tengo 85 años y aún disfruto de la lectura no sólo de mis antiguos libros, me gusta leer el periódico y las revistas de política para mantenerme al día con las noticias de nuestro país, además uso la internet para conocer novedades y escuchar música de hace muchísimos años con buena calidad y sitios como éste, enfocados en nuestro grupo de edad me gustan mucho.

    Responder
Publicar un comentario